Factores que contribuyen a una mala experiencia de compra online

Queda claro que Internet es un medio sumamente importante a la hora de vender productos o servicios, ya que el usuario nos puede comprar desde cualquier parte del mundo sin moverse del sitio a través de un dispositivo móvil.

Como está claro que el tener una web dónde se pueda informar al consumidor es una ventaja competitiva, tenemos que aprovecharla y sacarle el máximo provecho, ya que ¿de qué nos sirve una web que nadie visita? Debemos vigilar cualquier detalle que pueda afectar a nuestra páginas web o blogs para no perder clientes y anticiparnos a las posibles quejas que puedan surgir para mejorar el servicio al cliente.

Factores más comunes que contribuyen a la mala experiencia de compra:

  • No tener un diseño atractivo o una estructura difícil de entender. Esto puede hacer que el usuario se pierda al navegar, entorpeciendole el camino a la conversión. Si el consumidor no logra llegar a dónde quiere en poco tiempo se irá de nuestra web a la competencia, ¿queremos que ocurra esto?
  • Descripción del producto o servicio inexistente o poco adecuada a la realidad acompañado con imágenes difusas o que no se corresponden con el bien vendido en cuestión. El cliente se podría hacer unas expectativas que no son las adecuadas y salir defraudado, cosa que no nos conviene ya que entonces no solo no volverá a comprar sino que nos dará “mala fama”.
  • Mala gestión o logística del pedido. Por ejemplo no ha recibido el pedido en el tiempo esperado o se ha extraviado el producto. Esto sin lugar a dudas a veces puede ocasionar algún perjuicio al consumidor. En caso de que por más diligentes que hayamos sido haya sido imposible evitar que el usuario reciba su pedido a tiempo, se ha de compensar al mismo por los daños que se le han ocasionado a causa de la demora.
  • Problemas en el servicio post-venta. Una mala experiencia aquí puede acarrear a la empresa nefastas consecuencias. Se ha de tener en cuanta que la compra no termina cuando se le entrega el bien o producto al usuario sino que ha de ir mucho más allá para que esté contento y vuelve a comprarnos.
  • Incidencias en las devoluciones del producto. Hay que tener una política de devoluciones que evidentemente hay que cumplir por ley. Por ejemplo el consumidor tendrá un plazo de 15 días para retractarse del contrato inicial.
  • Problemas en las formas de pago. Le tenemos que dar siempre facilidad al cliente para que pague como más cómodo le resulte, eso si, no hace falta tampoco correr riesgos innecesarios.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies