Pasos a seguir para registrar una marca en la OEMP de manera online

Pasos a seguir para registrar una marca en la OEMP de manera online

1. Firma electrónica

Primero tenemos que conseguir tener firma electrónica. Normalmente se ha de pedir un certificado con nuestro nombre a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre . Una vez accedamos a la web nos vamos a la pestaña persona física → Obtener el certificado → Solicitud de certificado. Aquí has de introduciendo y enviar tu NIF.

Inscripción de una marca en OEPM
2. Comprobar que no hay otra marca con nuestro nombre.

Una vez elegida la marca conviene solicitar en la OEPM un informe previo para asegurarse de que el signo distintivo está libre. Este informe sólo versará sobre prohibiciones absolutas y marcas, nombres comerciales y rótulos de establecimiento inscritos en la OEPM. El precio es variable y suele estar alrededor de los 20 €.

También podemos de forma gratuita entrar en el servicio de consultas de la OEPM y buscar la marca que queremos registrar. Si hay otra igual, no nos desesperemos ya que si está registradoen otra clase podamos acabar consiguiéndola.

Por otro lado si lo prefieres puedes acudir la web TMView, que contiene una base de datos con las marcas registradas de de diversos países europeos. Es importante tener en cuenta que la marca que queramos registrar debe ser bastante distinta de las ya registradas para que no genere “confusión en el consumidor”.

3. Solicitud

Entramos en la web de OEPM y nos vamos a la sección de marcas y nombres comerciales. Aquí nos podemos descargar el manual para solicitantes, dónde se nos explica detalladamente que és lo que tenemos que hacer, así como los tipos de actividades y servicios que mejor se adaptan a nuestro negocio. En caso de que la marca tenga logotipo será necesario que cumpla una serie de requisitos.

Inscripción de una marca en OEPM2

Ahora nos vamos a la opción de Tramites de linea → Solicitud de marca o nombre comercial individual o por lotes → Opción individual (si solo vamos a registrar una marca). Aquí nos solicitará seleccionar nuestra firma electrónica para descargar el formulario.

Inscripción de una marca en OEPM

Inscripción de una marca en OEPM

Inscripción de una marca en OEPM

Una vez realizado todo lo anterior, solo queda pagar el importe de las tasas mediante transferencia bancaria, a través de una redirección a la web de Hacienda.

Cuando hayamos pagado las tasas recibiremos un email indicando que el trámite está iniciado y con el código de expediente. Y ya solo nos queda esperar. La tramitación de la solicitud tiene una duración aproximada de entre 8 y 15 meses.

Con la solicitud de forma electrónica conlleva una reducción de las tasas totales del 15%, pero también se puede hacer en papel si el usuario lo desea.

4. Mantener la validez

La validez del registro de una marca es de 10 años desde la fecha de presentación de la solicitud, años que son prorrogables indefinidamente.

¿Dónde se pueden inscribir las marcas y nombres comerciales?

¿Dónde se pueden inscribir las marcas y nombres comerciales?

Una vez que ya tenemos clara cuáles son las diferencias fundamentales entre marca y nombre comercial vamos a proceder a su registro para poder protegerlos. Para esto se han de inscribir en algunos de los siguientes organismos:

Es un Organismo Autónomo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que impulsa y apoya el desarrollo tecnológico y económico otorgando protección jurídica a las distintas modalidades de propiedad industrial mediante la concesión de: patentes y modelos de utilidad (invenciones), diseños industriales (creaciones de forma), marcas y nombres comerciales (signos distintivos). Posee su sede en Madrid.

La OAMI se encarga de registrar las marcas, los dibujos y los modelos para que sean válidos en toda la Unión Europea. Este sistema de registro coexiste con el de cada Estado miembro. Posee su sede en Alicante.

La OMPI está dedicada a fomentar el uso y la protección de las obras del intelecto humano mediante la cooperación internacional. Con sede en Ginebra (Suiza), la OMPI es uno de los 16 organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas. Tiene a su cargo la administración de 26 tratados internacionales que abordan diversos aspectos de la regulación de la propiedad intelectual. Sus funciones se pueden agrupar en cinco áreas fundamentales:

  • el fomento del respeto a la propiedad internacional mediante la promoción de los instrumentos jurídicos que administra y la armonización de legislaciones nacionales sobre la materia;

  • la asistencia técnico-jurídica a los Estados miembros y la coordinación con otros orgamismos internacionales en asuntos relacionados con la propiedad intelectual;

  • la conducción de estudios e investigaciones y la difusión de información sobre la propiedad intelectual;

  • la prestación de servicios de registro internacional y la publicación de sus datos; y

  • la administración de las diversas “uniones” y de los acuerdos internacionales sobre la materia.

¿Hay alguna restricción a la hora de inscribir una marca o nombre comercial?

¿Hay alguna restricción a la hora de inscribir una marca o nombre comercial?

¿Me puedo inventar para mi negocio o empresa el nombre comercial que quiera? ¿puedo distribuir mis productos en el mercado con cualquier signo distintivo o denominación que me haya inventado y registrar la marca? ¿vale todo lo que se me ocurra en este ámbito? Seguro que alguna vez te has planteado alguna de las siguientes preguntas, y como podrás imaginarte la respuesta a todas ellas es “NO”. Hay una serie de limitaciones y prohibiciones, entre las que distinguimos entre relativas y absolutas (recogidas en los artículos 5 y siguientes de la Ley 17/2001).

¿Cual es la principal diferencia entre prohibiciones absolutas y relativas?

Con las prohibiciones absolutas el problema es el signo en sí, ya que este es incapaz de distinguirse de las demás y va a causar confusión entre los distintos usuarios. Realmente lo que se trata de hacer con ella es proteger el interés general. Sin embargo con las prohibiciones relativas el signo si que se puede proteger pero derechos anteriores de terceros hacen que el signo no esté disponible.

Prohibiciones Absolutas (Artículo 5 de la Ley 17/2001)

  • Los signos que no cumplan las condiciones del artículo 4 de esta ley.

  • Los que carezcan de carácter distintivo.

  • Los que se compongan exclusivamente de signos o indicaciones que puedan servir en el comercio para designar la especie, la calidad, la cantidad, el destino, el valor, la procedencia geográfica, la época de obtención del producto o de la prestación del servicio u otras características del producto o del servicio.

  • Los que se compongan exclusivamente de signos o indicaciones que se hayan convertido en habituales para designar los productos o los servicios en el lenguaje común o en las costumbres leales y constantes del comercio.

  • Los constituidos exclusivamente por la forma impuesta por la naturaleza del propio producto o por la forma del producto necesaria para obtener un resultado técnico, o por la forma que da un valor sustancial al producto.

  • Los que sean contrarios a la Ley, al orden público o a las buenas costumbres.

  • Los que puedan inducir al público a error, por ejemplo sobre la naturaleza, la calidad o la procedencia geográfica del producto o servicio.

  • Los que aplicados a identificar vinos o bebidas espirituosas contengan o consistan en indicaciones de procedencia geográfica que identifiquen vinos o bebidas espirituosas que no tengan esa procedencia, incluso cuando se indique el verdadero origen del producto o se utilice la indicación geográfica traducida o acompañada de expresiones tales como «clase», «tipo», «estilo», «imitación» u otras análogas.

  • Los que reproduzcan o imiten el escudo, la bandera, las condecoraciones y otros emblemas de España, sus Comunidades Autónomas, sus municipios, provincias u otras entidades locales, a menos que medie la debida autorización.

  • Los que no hayan sido autorizados por las autoridades competentes y deban ser denegados en virtud del artículo 6 ter del Convenio de París.

  • Los que incluyan insignias, emblemas o escudos distintos de los contemplados en el artículo 6 ter del Convenio de París y que sean de interés público, salvo que su registro sea autorizado por la autoridad competente.

Prohibiciones Relativas (artículo 6 y siguientes de la Ley 17/2001)

  • En todos aquellos preceptos donde pueda haber riesgo de confusión.

  • Marcas y nombres comerciales notorios y renombrados registrados.

Así mismo el artículo 9 de la Ley 17/2001 nos dice que sin autorización previa no podrán registrarse como marcas:

  • El nombre civil o la imagen que identifique a una persona distinta de la que solicitante de la marca.

  • El nombre, apellido, seudónimo o cualquier otro signo que para la generalidad del público identifique a una otra persona distinta del solicitante.

  • Los signos que reproducen, imitan o transforman creaciones protegidas por un derecho de autor o por otro derecho de la propiedad industrial distinto de los contemplados en los artículos 6 y 7.

  • El nombre comercial, denominación o razón social de una persona jurídica que antes de la fecha del presentación o prioridad de la marca solicitada identifique en el tráfico económico a una persona distinta del solicitante, si por se identifica o semejante a estos signos y por se idéntico o similar su ámbito de aplicación, existe un riesgo de confusión en el público.

Por último el artículo 10 de la Ley 17/2001 habla de las marcas de agentes o representantes y señala que a menos que justifique su actuación, el agente o representante de un tercero que sea titular de una marca en otro miembro del Convenio de París o de la Organización Mundial del Comercio no podrá registrar eta marca a su nombre si el consentimiento del titular en cuestión.
Así mismo el titular perjudicado tendrá derecho a oponerse al registro de la marca o a formular la misma las correspondientes acciones de nulidad, reivindicatoria o de cesación, conforme a lo previsto en la ley.

Diferencias entre marca, denominación ó razón social y nombre comercial

Diferencias entre marca, denominación ó razón social y nombre comercial

En primer lugar cabe hacer referencia al concepto de “marca” que se viene a definir como una denominación verbal, distintivo gráfico o combinación de ambos que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios frente a los que los competidores ofrecen en el mercado.

Las marcas influyen en la vida de los consumidores y van a determinar su decisión de compra. Normalmente se suelen asociar a una serie de valores, y a raíz de los mismos una determinada persona adquirirá o rechazará un servicio o producto. Además, ¿sabías que el 80% de la decisión de compra radica en la imagen?

Por otro lado, “la razón social” es un atributo legal que da nombre a una personalidad jurídica como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones.

Por último, “el nombre comercial” es el signo o denominación que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares. Puede coincidir o no con el nombre de una sociedad registrada en el registro mercantil. De hecho, Una misma persona natural o jurídica puede tener diferentes nombres comerciales para identificar actividades empresariales pertenecientes a varios sectores del tráfico económico.

Una vez que ya conocemos los conceptos de la marca, la denominación social y el nombre comercial, vamos a marcar las diferencias para que no haya ninguna duda de cuando estamos utilizando uno u otro término.

Al crear tu empresa, debes registrarla con un nombre concreto. Una vez hecho esto se te asigna un número de identificación fiscal como persona jurídica o empresa. Es algo obligatorio para poder llevar a cabo una actividad comercial. En este caso hablamos de la denominación o razón social.

Es posible que quieras utilizar un nombre distinto para darte a conocer en el mercado, un nombre más atractivo o que resulte más sencillo de memorizar que la razón social: este es el nombre comercial.

Imagina que la razón social de tu empresa es tu nombre y apellidos, pero quieres que tu negocio tenga un nombre que identifique la actividad en la que te vas a desarrollar . Muchas veces, para diferenciar estos conceptos, se utiliza este símil: “la denominación o razón social es nuestro nombre propio, y el nombre comercial, nuestro nombre artístico”.

El nombre comercial puede existir o no, a tu elección, mientras que la razón social es obligatoria. De hecho, para todos los trámites jurídicos, figurará la denominación o razón social.

Página 2 de 212

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies